Desde que inició el conflicto en Bolivia con el ex Presidente Evo Morales, tras el golpe de estado en aquel país. Toda la actividad económica en las principales provincias están paralizadas, tras los disturbios en Santa Cruz, La Paz y Cochabamba, entre otros lugares. Esto afectó la cosecha y selección de la hoja de coca, un producto que mueve miles de millones por el nivel de demanda para consumo diario.

Esa inactividad, hizo que que este producto se encarezca de una forma abrupta y el Kilo de la hoja de coca común que hasta hace un mes y medio atrás, costaba $1600, fue subiendo su valor paulatinamente a medida que la crisis institucional se deterioraba en Bolivia. Actualmente el precio del kilo de Coca, cotiza a $4800 y no descartan que pueda trepar hasta a los $6000 si no se resuelve pronto, el proceso de elecciones democráticas en el país vecino.

Los vendedores de la hoja sagrada, se quejan por la caída de las ventas, mientras que los consumidores, reniegan del incremento brusco que se produjo en tan poco tiempo. Y lo que era el hábito de comprar un cuarto de coca a $400, pasó a costar $1200, por lo que ahora se llevan bolsitas de $100 o $200 apenas para el día.

Los consumidores enojados por no poder saciar el vicio, culpan a la Derecha Boliviana, de haber ocacionado un golpe de estado, que no solo derrumbó la democracia en aquel país, sino que también atentó contra sus propias costumbres de consumo. Por lo que repiten a la salida de cada puesto de coca la frase: «Evo volvé por favor».