El peregrinar de los maestros de Religión por la conquista de su estabilidad laboral, parece haberse resuelto por el milagro de la fé y ya cuentan con una Resolución Ministerial que establece un cambio de modalidad y su reubicación, que los deja más tranquilos.

Daniela Aramayo, referente de los docentes de religión en Tartagal, nos contó que la decisión del gobierno es distinta a la que se esperaba, porque últimamente mantenían conversaciones donde todo parecía indicar que su nueva especialidad sería, profundizar sobre el campo de las emociones, para lo cual era necesario que realicen una nueva capacitación en ese sentido a modo de talleres, pero en función de algunos planteos realizados por Psicopedagogos y Psicólogos, se resolvió que ya no abordarían el campo de las emociones y pasarán a realizar tareas administrativas.

En diálogo con Sintonía Fina (FM Chañar 97.3) Daniela manifestó que si bien la noticia los pone contentos, sienten un dejo de tristeza por que deben salir de las aulas, también señaló que luego de los cuestionamientos hacía la educación religiosa en las escuelas, tuvieron que brindar esa enseñanza en contra turno para poder continuar trabajando, aún sabiendo que esto no les permitiría lograr la estabilidad laboral por la que vienen luchando desde muchos años.

Luego de seguir conversando con la Ministra de Educación Analía Berruezo y observando las posibilidades que existían, finalmente el 31 de Julio se firmó la Resolución donde se indica que serán reubicados en diferentes lugares dentro del área del Ministerio de educación y tecnología en dos dispositivos: Unos como Asistentes de gestión institucional para quiénes no tienen título docente, desempeñándose en las escuelas secundarias. Y otros como Acompañamiento a las trayectorias escolares los que si tengan el título docente y que seguirían en la escuela primaria.

El ministerio notificará a cada uno de los aproximadamente 600 docentes de religión en la provincia de Salta, para informarles cual será el establecimiento donde desempeñarán la nueva tarea. Otro aspecto positivo es que a pesar del cambio de modalidad, los docentes de religión no perderán los años de antigüedad que vienen trabajando con la promesa de que antes de las elecciones de Octubre ya estarían designados en sus nuevos lugares de trabajo.