La sesión del Concejo Deliberante de ayer Martes tuvo la particular y desgastados planteos de remover las autoridades del Cuerpo y el pedido de rendición de cuentas sin parámetros de control para evaluar las cuentas.

«LA MISIÓN DE DODY»

El Concejal Dody Arias ya en campaña y mal asesorado por el Urtubeysismo, continúa insistiendo con su aparente caprichosa pretención de cambiar las autoridades del Concejo Deliberante sin contar con los números suficientes y habiéndose rechazado este planteo en sesiones anteriores, como el mismo lo mencionó al reclamar que la Bancada Radical, rechazó su pedido de remocion porque habian hecho un pacto con el Leavysmo. La Concejal Ramona Jaime expuso sobre esto en el recinto dando lectura al Art 127 del Reglamento Interno del Cuerpo que versa lo siguiente: Rechazado un proyecto no podrá ser presentado en el transcurso del mismo periodo de sanciones incluyendo su prorroga. Por lo tanto todo proyecto que sea rechazado deberá pasar un año calendario para volver a tratarse por el Cuerpo Deliberativo.

A pesar de las intenciones de Dody Arias de ser candidato a intendente del PJ, allegados al Grand Birg aseguran que los Salteños de capital tienen la estrategia de «querer matar 2 pájaros de un solo tiro», usándolo a Dody para que se inmole en una campaña feroz y buscar desgastar la figura de Eduardo Leavy, pero de ese modo Arias también quedaría desgastado en la contienda al momento de armar las listas por lo que su pretendida candidatura como intendente del PJ quedaría debilitada ante su mala imagen en la opinión pública.

«LA UCR NO HIZO SU TRABAJO»

El otro tema que generó el primer debate encendido fue el pedido de la bancada Radical para que el Ejecutivo Municipal envíe la Cuenta Gral del Ejercicio 2018, periodo que aún no fue auditado por la Auditoría Gral de la Provincia, organismo que fue creada para el control de los municipios y en el cual se conforma un cuerpo de peritos contables expertos en análisis de administración pública, que deben auditar a los municipios requiriendo y evaluando la documentación contable, lista de proveedores, pagos realizados y las cuentas de bancos utilizadas por cada municipio. La auditoria luego de realizar el análisis correspondiente, debe enviar los informes a cada Concejo Deliberante para que puedan realizar los controles correspondientes sobre los ejercicios auditados.

Este pedido de la bancada Radical pasó a la Comisión de Hacienda y PPL para reconsiderar dicho planteo, pero el análisis más correcto y del cual no se pronuncia la UCR, surge de la imposibilidad del Concejo Deliberante de poder controlar al municipio, por la falta de instrumentos de control necesarios ya que la Bancada Radical nunca legisló en ese sentido, ni propuso de forma declarativa la creación de un Régimen de Contabilidad Municipal propio para nuestra ciudad, que sirva de parámetro para evaluar si los informes trimestrales o las cuentas generales enviadas por el intendente, o los informes enviados por la auditoría, fueron realizados según los procedimientos adecuados de transparencia. Esta situación fue siempre un déficit histórico de la oposición, inclusive el ex Concejal Mario Mimessi, cometió el mismo error (involuntario o adrede) pero no supo exigir la rendición de cuentas al ejecutivo municipal, ya que en nuestro municipio aún persiste el régimen de contabilidad de la provincia, por tal motivo la creación de la Auditoría General de la Provincia, es un remedio administrativo, ante la falta de parametros de control en los Concejos Deliberantes.

Concejal Ramona Jaime