A poco de haberse cumplido un año de la última gran inundación en Santa Victoria, por la crecida del rió Pilcomayo, que acecho caudaloso desde el lado Boliviano, inundando todo a su paso y obligando a una evacuación record de miles de personas, hoy parece repetirse la misma amenaza.

Hace algunos días, un vecino de ese lugar, el Cordobes Ferreyra, nos alertaba de las condiciones en las que se encontraban, las defensas que se construyeron luego de la catástrofe y que supuestamente evitarían que esa situación de desborde, vuelva a repetirse en el futuro., pero como se demostró en este sitio de noticias, las mal llamadas defensas, era solo un montículo de tierra, mal compactado, que fue desmoronándose con el paso de los días y demostrando, que los millones de los que hablaban los gobiernos Nacional, Provincial y Municipal, se destinaron en cualquier otra cosa, menos en construir las defensas del Pilcomayo, para evitar otra tragedia.

Hoy otra vez las noticias que llegan desde el lado de Bolivia, preocupan tanto o mas que el año pasado. El Gobierno del Gran Chaco informo, que el Pilcomayo a vuelto a superar los niveles de seguridad y las inundaciones parecen inevitables. La altura del rio en la zona de Villa Montes llego a los 5,54 Mts y se teme que supere los 6 Mts de altura, por lo que se declara en alerta roja, a toda la rivera del Pilcomayo.

Las constantes lluvias y tormentas, hacen prever que el caudal del rio siga en aumento, por lo que se teme lo peor en comparación a la catástrofe hídrica, que sucedió el año pasado, cuando el 1ro de Febrero de 2018, el rio supero del lado Boliviano los 9,67 mts, provocando el desborde incontrolable en la localidad de Santa Victoria Este.

En aquella oportunidad, los miles de damnificados, fueron trasladados hasta centros de evacuacion en los municipios vecinos. Con esa experiencia consultamos al Intendente de Tartagal Eduardo Leavy, quién manifestó estar al tanto de la situación y que están siguiendo lo que pasa con la crecida del río, por lo que dió instrucciones a su gabinete, de disponer todo lo necesario, para que los centros de evacuacion que tiene nuestra ciudad, en el CIC Norte y CIC Sur, estén preparados ante cualquier emergencia, no obstante, manifestó estar rezando por las familias del Chaco y con la esperanza de que el río calme su caudal.