La Salud Pública en nuestra provincia, no goza de un buen diagnostico, basta con visitar los hospitales y ver como se convirtieron en edificios viejos y deprimentes, donde esa misma fachada, refleja las innumerables carencias que existen en su interior. Presupuestos mezquinos, que no alcanzan para proveerle medicamentos, a miles de Salteños, que concurren a diario hasta algún nosocomio, sin poder aliviar sus dolencias y en muchos casos, tampoco logran recibir la atención de un médico, que al menos diagnostique su estado.

Ante ese cuadro de situación, cualquier acción voluntaria relacionada a la atención de la salud, es doblemente meritoria, es un alivio ante la sensación de abandono que siente cada Salteño que visita un hospital en nuestra provincia.

De esa manera, nos llegaron comentarios e imágenes de lectores de Tartagalaldia.com, que viven en la localidad de Salvador Mazza (Pocitos) y que desean agradecerle publicamente a los médicos que visitaron ese lugar durante el fin de semana, para darles atención medica gratuita y regalar medicamentos, a los pacientes enfermos que se autoconvocaban, al saber de la presencia de ellos.

La gratitud expresada por los vecinos Pociteños, es hacia los Doctores Manuel Pailler (Médico Generalista) y Gladys Paredes (Medica Pediatra), 2 Profesionales de la salud, que desde hace meses recorren los lugares más alejados del Dpto San Martin, para llevar su amor por la profesión y el compromiso sincero con las familias más humildes, fueron ahí donde la salud pública no llega y domde cualquier dolor duele más, por tanta indiferencia.

Los doctores brindaron su atención en una salita del barrio La Pista de esa localidad, contaron con la ayuda de la Directora del hospital local y parte de personal de salud. Atendieron al rededor de 90 pacientes entre niños y adultos, de pueblos originarios y criollos, entre los cuales, las patologías más comunes fueron gastrointestinales, bajo peso y diversas lesiones.

Los amigos de Pocitos desean agradecerles a los Doctores, Manuel y Gladys, porque ellos tuvieron la gentileza de presentarse como el De. Pailler y la Dra. Paredez, sin relucir su condición de Diputados, sin hablar de campaña ni politica, eran profesionales de la salud intentando aliviar dolores y es justamente ese detalle, tan sencillo y tan importante, el que sus pacientes de Pocitos valoraron tanto.