Todos venimos con una capacidad que nos lleva a una misión, dentro de esa misión hay un sacrificio, ese sacrificio nos lleva a la trascendencia y evolución.

 

En nuestra carta astral existe una cruz que se forma con las casas astrológicas, los puntos que marcan el ascendente, la casa 4 o fondo cielo, la casa 7 o descendente y la casa 10 o medio cielo.

 

Esos cuatro puntos forman una cruz, dando una tendencia repetitiva en nuestra vida, en los simbolismos de la crucifixión de cristo, es la misión que trae para la evolución de la humanidad, el se entrega a ese sacrificio para liberar de pecados a todos los humanos, un acto de amor, de entrega que lo hace trascender su vida humana para ser un ser divino, un icono de la humanidad.

 

«Conocer nuestra cruz en nuestra carta astral nos orienta hacia dónde está nuestra misión, nuestra entrega desde el amor, para sanar y evolucionar, logrando una trascendencia.»

 

Esta cruz en nuestra carta muestra las energías ancestrales de nuestros padres, abuelos, bisabuelos etc. En esta cruz se marca el origen de la genealogía que traemos para trascender, para iluminar y cumplir con un gran acto de amor a la humanidad.

 

tarjeta-de-navidad

 

En esta época ya el salvador, el mesías no tenemos que buscarlo afuera, está dentro nuestro, es la capacidad de trascendencia que tengamos y si ponernos en consciencia en esta Navidad que hay una misión espiritual-terrenal a la que hemos venido. Festejar el nacimiento de Jesús, es festejar nuestro compromiso con la divinidad interna que nos une a Dios Padre.

 

Hay tres posibilidades de cruz con algunas variaciones según la carta astral:

 

Cruz cardinal donde se encuentran Aries, Cáncer, Libra y Capricornio. La misión es iniciar, liderar, emprender.  El sacrificio amar desde la tolerancia, la paciencia, siendo guía de los demás.

 

Cruz fija Tauro, Leo, Escorpio y Acuario. La misión es mantener, cuidar, valorar.  El sacrificio amar desde poder soltar, transformar, lograr el objetivo de muchos.

 

Cruz móvil Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis. La misión es la adaptabilidad, la unificación, la conexión con todo. El sacrificio amar con certeza, relajando las situaciones tensas, cambiando para mejorar.

 

La misión es un mandato del alma con Dios y el sacrificio es un acto sagrado de amor, entrega que hace evolucionar, trascender las fronteras de la mezquindad humana para ser parte de un todo superior y divino.