A horas del medio día un jovencito de 14 años de nombre Facundo Hidalgo que transitaba por la costanera del Río Tartagal, fue abordado por un sujeto robusto, de quién se supo vestía una remera verde, que interceptó al jovencito con fines de robo.

Facundo que se resistió al asalto y el robo de su celular, fue víctima del salvajismo más horrendo que puede cometer el ser humano, como es el desprecio por la vida de otra persona. El delincuente al no poder lograr su fechoría, empujó violentamente al menor hacia el lecho del río, desde una altura de casi 10 mts. ocasionandole serías lesiones como fractura de Peroné y múltiples golpes.

A pesar de la violenta caída que sufrió Facundo, fue por milagro que salvó su vida y en este momento se encontraría fuera de peligro, permaneciendo hospitalizado para su observación.

Este hecho es otro elemento más que se suma a los innumerables delitos graves contra las personas, como fue el asesinato de Geremías Adanto cometido el Sábado, luego de un intento de asalto.

En cuanto al delincuente, huyó luego del hecho y hasta el momento no fue identificado, aunque la familia exige respuestas del sistema de seguridad, para corroborar si alguna cámara de vigilancia logró captar lo sucedido, porque como en hechos anteriores, parece no haber personal de seguridad suficiente, para controlar los monitores y poder evitar algunos de los delitos que suceden a diario.

Imágenes: facebook V. Tar