Ya se a vuelto insoportable vivir en el norte de Salta, por el nivel de inseguridad que existe y los delitos que se cometen a diario, por los que se realizan cientos de denuncias, que luego no quedan en nada.

Familias que sufrieron hasta 8 veces el robo en sus viviendas, o sus locales de venta, sin conseguir que la policía identifique a los delincuentes, ni poder recuperar sus pertenencias.

Es sabido que la cantidad de policías y los elementos de prevención con los que cuentan, son escasos o casi nulos, en relación a la población y la ola delictiva que acecha toda la ciudad y ya no se reduce a una zona determinada, sino que está presente tanto en el centro, como en los barrios periféricos.

Una familia de barrio 80 viv. sufrió un nuevo robo en su domicilio, hace 3 semanas su propiedad fue violada, cuando delincuentes entraron, rompiendo los barrotes de las rejas de una ventana lateral, llevándose diversos electrodomésticos, en esa oportunidad intentaron, sin exito, bajar un tv LED de 42 pulgadas, amurado en la pared y dejaron huellas dactilares en la pantalla, las que nunca fueron levantadas por el personal de criminalística de la policía, que nunca fue al domicilio, a pesar de la denuncia realizada.

En la tarde de ayer lunes, esta familia fue víctima otra vez de un nuevo robo, la familia aun sin lograr recuperarse del último daño sufrido, al volver a casa, se encontraron con lo que temian, otra vez los delincuentes rompiendo otra ventana con rejas, se llevaron el Smart tv mencionado y todo lo demás que quedaba por robar, la indignación mayores que entraron por la ventana de adelante, que da a la calle y en plena luz del día.

Personas que con trabajo y mucho sacrificio, buscan lograr las comodidades necesarias y la seguridad para su familia, pero con los delincuentes nada alcanza. ¿Podrá la política provincial, ocuparse en serio de lo que le pasa a la gente, mientras el gobernador Urtubey junto a sus Ministros, incluído Carlos Oliver de «Seguridad» solo piensan en la campaña del año próximo?