El término AVD (actividades de la vida diaria) son un conjunto de tareas que realizan los individuos de forma cotidiana, que les permite vivir de forma autónoma e integrada en su entorno y cumplir sus roles dentro de la sociedad.

 

«Con los años el AVD se va transformando, nuestros cuerpos pierden tonicidad, reflejos, y las actividades que son rutinarias se tornan cada vez más y más complejas. Es importante prestar atención y cuidado en las actividades rutinarias», explicó el quiropráctico Marcelo Barroso Griffiths (Matrícula 9784).

 

El especialista desarrolló 6 claves para que los quehaceres del día a día no se vuelvan perjudiciales para la salud:

 

1- Repartir los pesos de manera equilibrada, por ejemplo cuando hacemos las compras.

 

2– Si usamos computadoras, adoptar una posición adecuada con antebrazos apoyados en el escritorio, la vista al frente pasando por arriba del borde superior del monitor así no tensionamos el cuello.

 

3– Evitar permanecer mucho tiempo en una misma posición: levantarse, caminar o moverse asegura un recambio en la circulación.

 

4– No sentarse en lugares excesivamente bajos así no posicionamos las rodillas por encima de las caderas y de esta manera evitamos disminuir el espacio lumbosacro y presionar los discos.

 

5– Flexionar las rodillas al levantar objetos del suelo, así no exageramos la columna lumbar.

 

6– Si se pasa mucho tiempo de pie, por ejemplo al planchar o lavar, podemos alternativamente levantar un pie apoyándolo en una elevación, así podemos evitar que la columna nos moleste.