El jarabe de codeína, la magnitud del problema

Picture of 'Multi-colour'

  • La codeína es un analgésico, pero también un adictivo opioide. Un consumo excesivo puede provocar esquizofrenia y el fallo de algunos órganos
  • El jarabe de codeína se mezcla a menudo con refrescos dulces y es consumido por los jóvenes nigerianos
  • La codeína es importada, pero el jarabe lo fabrican en Nigeria más de 20 compañías farmacéuticas
  • La agencia antidrogas de Nigeria combate esta epidemia. En una operación reciente, incautaron 24.000 botellas de jarabe de codeína transportadas en un solo camión en Katsina
  • La adicción al jarabe es un problema en toda África. Se publicaron informaciones sobre la adicción que provoca en países como Kenia, Ghana, Níger y Chad.
  • En 2016, India prohibió la actividad de numerosas empresas que distribuían codeína después de que se publicaran informes que alertaban de su efecto adictivo.

Además de problemas de riñón y convulsiones, un abuso severo de codeína puede desembocar en psicosis, delirios, alucinaciones e incluso esquizofrenia. Muchos de los adictos al jarabe internados en el centro de Kano pueden mostrar un comportamiento tan violento que el personal tiene que encadenarlos al suelo.

«No puede estar en una cama porque ya rompió una, rompió las ventanas y se autolesionó», me dice Usani, cuando me paro ante otro joven encadenado.

En el aire flota un vago olor a heces y el zumbido de las moscas. «Muchos de los padres rompen a llorar aquí».

Los empleados de la industria farmacéutica que trafican con el jarabe en el mercado negro saben lo adictiva que puede llegar a ser la codeína.

Uno de ellos es Chukwunonye Madubuike, un ejecutivo de la firma Emzor que nos vendió 60 botellas en la habitación de un hotel de Lagos.

Chukwunonye Madubuike

«Cuando alguien está enganchado a algo —¿me sigues?—, y lo necesita, no creo que el precio sea un problema en esto«, nos dijo. «Este es un producto del que sé que si tengo un millón de cajas las puedo vender en una semana.

La farmacéutica Emzor nos dijo que está ahora investigando a Madubuike y añadió que tenía acceso solo a una cantidad limitada de Emzolyn, el jarabe con codeína que produce, por lo que no podría vender ilegalmente grandes cantidades.

La compañía dijo que es una empresa responsable y que está revisando sus políticas de distribución con absoluta seriedad.

Botellas de jarabe amontonadas.

Fuente: BBC