En la jornada de ayer se produjeron dos nuevas amenazas de bomba en la Ciudad de Tartagal dirigidas a las entidades de banco Macro y banco Nacion.

Al igual que en otras oportunidades las amenazas eran falsas.

En este instante se produjo una nueva amenaza explosiva en la entidad del empresario Britos y a pesar del protocolo que indica la evacuacion, los trabajadores bancarios ya no creen en el riego y les molesta sobre manera tener que salir a la calle a esperar la inspección del lugar.

También se produjo otras amenaza para la Municipalidad de Tartagal que también está siendo evacuada.

La precariedad de los elementos de seguridad con los que cuenta el sistema de 911 y toda el área de seguridad de la provincia es alarmante ya que en la decena de amenazas producidas nunca se pudo determinar el origen de las llamadas y en el caso que por milagro se detenga a algún responsable sabemos que el mismo podrá limar los finos y endebles hierros de los calabozos para fugarse como lo hicieron 14 presos hace pocas semanas.

La ola de robos en las viviendas, asaltos con armas y mucha violencia hacen que la Ciudad sienta miedo y no existe nada más paralizante que el miedo sumado a la angustia que si se alerta a la policia la respuesta en muchos casos tarda horas en llegar.

Sin duda tantas malas notas en materia de seguridad hacen dudar sobre la idoneidad del ministro Oliver al frente de esa cartera, ¿sera el momento de buscar especialistas que lo orienten y recomienden aparatos más actuales y tecnológicos que reemplazen el vetusto teléfono sin identificador de llamadas?