Las políticas regresivas del presidente de EEUU, Donald Trump, han repercutido en todo el mundo en solo un año de mandato, según el informe anual sobre derechos humanos de Amnistía Internacional (AI). La organización, que ha divulgado este jueves su informe, lo ha presentado por primera vez en Washington para alertar de que «los pasos atrás» en derechos humanos dados por Trump «sientan un peligroso precedente para otros gobiernos».
«Las ondas de choque de la presidencia de Trump se han sentido globalmente, incluido el veto a la entrada de personas de varios países de mayoría musulmana y otras políticas antiinmigración que amenazan la seguridad de los migrantes, refugiados y solicitantes de asilo», se afirma en el documento, que cubre 159 países del mundo.

GIF PELO ESTUDIO

La oenegé extiende su denuncia de la «demonización» de los migrantes a los «gobernantes de los países más ricos». En Europa, a juicio de AI, la mayoría de los líderes «han decidido que prácticamente todo está permitido para evitar que lleguen los refugiados». También menciona las recientes elecciones en Austria, Francia, Alemania y Holanda, donde «algunos candidatos han tratado de traducir las ansiedades sociales y económicas en resentimiento, especialmente hacia los migrantes».

el mundo.jpg

Pero fue principalmente «el claro movimiento de odio del Gobierno estadounidense en enero (del 2017) al prohibir la entrada de personas de varios países de mayoría musulmana» lo que «preparó el terreno para un año en el que los líderes llevaron las políticas del odio a sus más peligrosas conclusiones», indicó el secretario general de AI, Salil Shetty.