Con el pasar de los días las familias evacuadas y auto evacuadas, retornan a su hogares o a los centros de alojamiento disponibles para las familias que esperan que baje el agua que inundo parajes enteros e impide que vuelvan  a habitar sus casas.

GIF AGUARAY

 

Hoy Santa Victoria ya no es el principal foco de atención de los medios nacionales ni medios provinciales, seguramente porque la situación esta controlada y las familias se encuentran contenidas con todo a su disposición.

GIF PELO ESTUDIO

Días pasados escuchábamos en boca del mismo gobernador Urtubey contar para todo el país atrevas de «TN» cual es el cuadro de situación de los afectados por el Pilcomayo, utilizando una frase muy poco feliz que desconcertó tanto a miembros de su gobierno, como a referentes de la oposición “Perdieron todo y a la vez no perdieron casi nada, porque no tenían casi nada” ¿ Fue acaso un sincericidio del gobernador de no haber actuado si conocía la realidad en la que viven las familias de Santa Victoria? ¿O es una forma de aminorar las perdidas y desalentar la furia ante la ausencia del Gob Nacional en esta tragedia?

 

 

 

Tartagal al día, -gracias al aporte de la periodista «Nandy Vega del canal Norte Visión en el Valle de Lerma» preocupada por los habitantes de Ribadavia, nos puso en contacto con Mario Guzman referente de la fundación «Haciendo Lio Salta» quien  junto a otros miembros de esa ONG se trasladaron hacia el corazón del chaco salteño para entregar donaciones y vivenciar en primera persona como se encuentran hoy las familias que perdieron todo en esta tragedia.  Guzman nos brindo imágenes exclusivas de La Curvita y Carmelos los lugares mas perjudicados, en su mayoría de comunidades originarias que perdieron literalmente sus casas arrasadas por la crecida y con ellas parte de sus historias,  tuvieron que abandonar su lugar de siempre para salvar sus vidas, hoy son nómades en la selva chaqueña, viven en carpas improvisadas sufriendo el sol y la lluvia, saben que no sera fácil empezar de nuevo, mucho menos cuando solo parecen contar con la solidaridad de espíritus nobles y comprometidos, con la voluntad para meterse en el barro y llevarles algo a «esos que casi nunca tuvieron nada».