Jara y Magallán dijeron que no sienten que los árbitros los estén beneficiando y coincidieron en que a muchos «les molesta vernos ahí arriba». Las polémicas del clásico contra San Lorenzo siguen dando que hablar…

Primero fue Gallardo: «Macri, Angelici y Tapia nos hacen tener la guardia alta».

Después, D’Onofrio: «No veo una mano negra pero hay que tener la guardia alta».

Pasó San Lorenzo y se sumó Caruzzo: «Si Boca y River, que son los equipos más poderosos, los que mejor se han reforzado, están con la guardia alta, ¿qué queda para el resto?».

Y también apareció Lammens: «Hay cobros que generan inquietud. Quiero pensar bien, pero me cuesta. Voy a ser prudente y manifestar públicamente que estoy muy preocupado. Creo que va a haber que prestar muchísima atención en los arbitrajes de acá en adelante».